programa

SOMOS Y SEREMOS UN EJEMPLO DE VALORES Y PROSPERIDAD

Desde este punto de partida, hace falta una evolución que, como ha sido una constante en el Barça, no solo se adapte al nuevo orden mundial, sino que vaya más allá y sea un ejemplo y un espejo. El Barça puede marcar el camino a seguir con Toni Freixa al frente de un equipo que está convencido de seguir ganando Tripletes si "somos capaces de no seguir desgastándonos en batallas internas". Primero, haciendo un diagnóstico infalible de la realidad y después aplicando ingenio, ideas y entusiasmo para recuperar lo que siempre ha funcionado: la armonía de la cantera, los mejores de casa, con jugadores foráneos comprometidos y el acierto de fichar figuras que deseen venir al Barça no por dinero sino para disfrutar de esta grandeza que solo es posible adquirir vistiendo nuestra camiseta y ganando partidos en el Estadio.

Es muy importante afrontar las próximas elecciones desde una plataforma independiente, sin pertenencia a ninguna facción ni grupo o colectivo detrás, tampoco con ningún "ismo", y con la sólida convicción de que el club es de los socios y no de cualquier otro interés.

Porque el barcelonismo es el resultado de nuestra historia desde la fundación del club, tres siglos atrás, en 1899. Quiere decir que somos herederos orgullosos de un pasado lleno de emociones, adversidades y títulos, de grandes triunfos, de amargas derrotas y de extraordinarias celebraciones, pero siempre rodeados de dos elementos comunes: la familia y la bandera. El Barça es, junto con la Familia y Cataluña, el tercer elemento de identidad de miles y miles de catalanes, de nacimiento o integrados, a lo largo de muchas generaciones. Quiere decir millones de barcelonistas que han nacido y crecido en un entorno de valores propios, sentimiento y sentido de pertenencia barcelonista que a todos nos hermana, como bien dice nuestro himno, por encima de los resultados y las diferencias sociales. Sin esta identidad de juego y de vida y sin entender de dónde venimos, no seríamos lo que somos: el club más grande del mundo. Lo más importante, pues, es la esencia y el alma del club, esta fuerza que, desde pequeños, desde el primer día que vamos al Camp Nou, nos transforma en barcelonistas para el resto de nuestra vida. Hablamos de rasgos emocionales y de pasión capaces de convivir y complementarse con el otro rasgo identitario e histórico de nuestra personalidad e idiosincrasia, la sensatez (el "seny" catalán) demostrada a lo largo de los años como una expresión de nuestra capacidad de encontrar siempre el camino de salida de cualquier situación extrema. Es cierto que somos arrebato (la "rauxa" catalana) y sensatez al mismo tiempo. Por eso hemos llegado tan lejos y somos tan fuertes.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram